Descripción

Diseño surgido mientras escuchábamos a los Vanilla Muffins. Basándose en su portada, el tatuador Berto Nutz diseñó una versión con más épica conservando el toque de suburbio que caracteriza la prole del club.